miércoles, 15 de enero de 2020

Una veraneo diferente



Unos 150 jóvenes de todo el país actuaron sobre 200 metros de escenario natural el 4 y 5 de enero 2020, en Santa María de la Armonía, cerca de Mar del Plata.
En los últimos diciembre entrevistamos a Galo Rigou, encargado de la difusión de este espectáculo llamado Navidad Junto al Lago.

¿En qué consiste Navidad Junto al Lago?

Navidad Junto al Lago es un espectáculo con más de 30 años de trayectoria, en el que un grupo de 160 jóvenes nos encontramos en Santa María de la Armonía para prepararlo. En diez días de trabajo preparamos material y espiritualmente dos funciones donde se conjugan la luz, el sonido y la imagen, obteniendo como resultado un espectáculo que conmueve a grandes y chicos.

¿Qué buscan con la obra?

Fieles al pensamiento del Siervo de Dios Luis Etcheverry Boneo, Navidad junto al Lago pretende evangelizar a través de la belleza. Creemos que todas las personas se conmueven ante realidades bellas haciéndose como un canal donde el mensaje se transmite directamente al corazón.

¿Es un proyecto artístico, religioso o comercial?

Para nosotros, en la Navidad Junto al Lago, el trabajo y la oración de los diez días en los que convivimos, se transforman en arte. No sería posible encasillarnos en una de estas “categorías”, sino que se exceden y se comparten.

¿Cómo surgió la idea?

Como Mar del Plata, durante el verano, es la capital del entretenimiento, nuestros jóvenes corazones comprometidos con la causa de Jesús y su Iglesia quieren acercarle a aquellos que vacacionan en “La Feliz” un espectáculo diferente, para toda la familia. Sobre todo, habiendo tantas alternativas, pero pocas que acerquen al misterio de Jesús que acaba de nacer.

¿Cómo es que participan jóvenes de lugares tan disímiles? ¿Ustedes los convocaron o participaban de una misma organización?

El llamado original, hace 32 años, parte de un puñado de universitarios marplatenses. Con el tiempo, las Servidoras fueron convocando nuevos jóvenes de otros lugares del país donde su carisma está presente. Además, el fuego que enciende en nosotros Navidad junto al Lago, hace que queramos compartirlo con otros, incluso llegando a lugares donde no son conocidas, invitando boca a boca.+

sábado, 11 de enero de 2020

El fenómeno de la música católica


A fines de 2019 el sociólogo Fortunato Mallimaci, marcó la importancia de la música cristiana entre las razones por las cuales las iglesias evangélicas retienen adeptos, en el marco de las conclusiones del Censo sobre creencias que realiza el Conicet.
Es evidente que hemos olvidado la importancia que tuvo la música en la historia de la Iglesia.
"Alaben al Señor, que la música es buena; nuestro Dios merece una alabanza armoniosa", canta el salmo 146,1, según se lee en el folleto que difundió el Ciclo de Música Sacra 2018 organizado por la Diócesis de San Isidro, en el que se podía leer la pluma del asesor Mons. Fernando Cavaller.
La liturgia es ceremonial puro y procura elevar a Dios una oración de alabanza, de adoración, de gozo, de petición o de agradecimiento, de la manera más bella. El hombre necesita expresarse y, como cualquier enamorado, busca los recursos más llamativos para atraer la mirada del objeto de su amor.
Originalmente los católicos adoptaron los salmos de sus hermanos mayores en la Fe. Luego aparecieron los cantos bizantino (en griego), en Oriente, y en Occidente, los gregorianos (en latín), principalmente en esas usinas de Fe y cultura como fueron los monasterios. Más tarde fue el momento de la música barroca, que dio a luz al Gloria, de Antonio Vivaldi; al Magnificat, de J. S. Bach, y al Aleluya, de G. F. Haendel, entre otras tantas gemas. En América, de la mano de los ibéricos surgieron las sonatas y los villancicos, y hubo una inculturación con el folklore local. La Reforma Protestante dio fuerza al antiguo formato de los himnos que, al tocar tierra norteamericana, se convertirían en gospels y, más tarde, en negro sprirituals.
Hacia fines de 1960 y principio de los 70, probablemente como una de tantas consecuencias del Concilio Vaticano II, la música cristiana tuvo un nuevo auge.
En la Argentina hemos visto algo muy interesante tanto en el género folklórico (la Misa Criolla es tal vez la más clara evidencia), que pareció reemplazar a la música sacra en la liturgia local, como en la canción popular. Un cura de familia tradicional, que luego adhirió al tercermundismo para finalmente abandonar los hábitos, Alejandro Mayol (31.08.1932 - 03.02.2011) tuvo un protagonismo inicial al publicar un disco dirigido a los niños, al que un ex seminarista, Piero de Benenedictis, le daría una mayor trascendencia: la Sinfonía Inconclusa de La Mar, que incluía el hit La Creación. Algunos laicos, como Raúl Porchetto o Miguel Cantilo, daban su pelea en la propia Iglesia con sus Opera Cristo Rock y Padre Francisco. El rock nacional tuvo una gran inspiración religiosa en sus comienzos. No olvidemos aquel disco legendario de Vox Dei, La Biblia, ni desatendamos el nombre de la banda que tampoco era una cosa excepcionalmente rara (no olvidemos a Pastoral y a Pedro y Pablo, por mencionar sólo a un par).
Pero en la actualidad, hay nuevas expresiones que surgen a la sombra del fenómeno de la música cristiana que explotó en los 90 con ritmo latino. En el top ten de la música católica se encuentran el costarricense Martín Valverde, la chilena hermana Glenda y los Alfareros, unos mexicanos que ganaron el Latin Grammy; y en la Argentina, tal vez en primera posición, se encuentra Athenas, acompañada por su marido Tobías Buteler en teclados. Algunos están más vinculados a las raices, como suele decir el Papa Francisco, o con la tierra, como se ve en el clip de Maxi Larghi o en el de Pablo Martínez, dos grandes estrellas de música al juzgar por su nivel de aprobación en YouTube. Un canal, llamado Canto Católico, por ejemplo, tiene 108.000 suscriptores.
Estas nuevas expresiones viven de la publicidad que les pagan YouTube o Spotify, o de los productos relacionados con su fama, ya que tienen miles de seguidores. Son fenómenos imperceptibles desde un punto de vista tracional, pero que constituyen herramientas muy valiosas para una nueva evangelización.+



domingo, 29 de diciembre de 2019

Un veraneo diferente

Navidad junto al Lago invita a jóvenes de todo el país a vivir una experiencia navideña y veraniega diferente.
De trata de poner a 150 jóvenes de todo el país sobre un escenario natural de 200 metros a 150 jóvenes de todo el país para representar en Nacimiento.
Esto sucederá el 4 y 5 de enero próximo, en Santa María de la Armonía, cerca de Mar Chiquita o Mar del Plata, como desde hace 30 años en forma ininterrumpida.
Para conocer más entrevistamos por correo electrónico a Galo Rigau, del equipo de difusión.

¿En qué consiste Navidad Junto al Lago?

Navidad Junto al Lago es un espectáculo con más de 30 años de trayectoria, en el que un grupo de 160 jóvenes nos encontramos en Santa María de la Armonía para prepararlo. En diez días de trabajo preparamos material y espiritualmente dos funciones donde se conjugan la luz, el sonido y la imagen, obteniendo como resultado un espectáculo que conmueve a grandes y chicos.

¿Qué buscan con la obra?

Fieles al pensamiento del Siervo de Dios Luis Etcheverry Boneo, Navidad junto al Lago pretende evangelizar a través de la belleza. Creemos que todas las personas se conmueven ante realidades bellas haciéndose como un canal donde el mensaje se transmite directamente al corazón.

¿Es un proyecto artístico, religioso o comercial?

Para nosotros, en la Navidad Junto al Lago, el trabajo y la oración de los diez días en los que convivimos, se transforman en arte. No sería posible encasillarnos en una de estas “categorías”, sino que se exceden y se comparten.

¿Cómo surgió la idea?

Como Mar del Plata, durante el verano, es la capital del entretenimiento, nuestros jóvenes corazones comprometidos con la causa de Jesús y su Iglesia quieren acercarle a aquellos que vacacionan en “La Feliz” un espectáculo diferente, para toda la familia. Sobre todo, habiendo tantas alternativas, pero pocas que acerquen al misterio de Jesús que acaba de nacer.

¿Cómo es que participan jóvenes de lugares tan disímiles? ¿Ustedes los convocaron o participaban de una misma organización?

El llamado original, hace 32 años, parte de un puñado de universitarios marplatenses. Con el tiempo, las Servidoras fueron convocando nuevos jóvenes de otros lugares del país donde su carisma está presente. Además, el fuego que enciende en nosotros Navidad junto al Lago, hace que queramos compartirlo con otros, incluso llegando a lugares donde no son conocidas, invitando boca a boca.



lunes, 23 de diciembre de 2019

Dos Papas en Blanco y Negro


La película que acaba de estrenar Netflix sobre Los Dos Papas merece un comentario en este blog, tanto por lo que venimos publicando sobre Jorge Bergoglio como por la importancia de que esa empresa le haya dedicado semejante despliegue publicitario.
En primer término debemos decir que la película en si misma es muy buena; los actores, los escenarios, la fotografía, el vestuario, la dirección, etcétera, valen la pena. El guión, en cambio, me molestó un poco. Como decía una amiga mía que es corresponsal de un importante diario argentino en Roma, cae en el cliché del Papa simpático y revolucionario y del otro, odioso y conservador, envueltos en una trama emotiva.
Más aún, al bueno de Bergoglio no tuve el placer de conocerlo en Buenos Aires. En cambio, traté con uno que se le parece físicamente bastante pero que pocas veces sonreía o que, dicho de otra manera, sólo sonreía en determinados contextos. No me cuento entre sus detractores, pero no me parece que sea tan amable y simpático como se lo pinta allí.
Tampoco creo que hayan ilustrado bien al buenazo de Benedicto XVI, un intelectual cultísimo de trato suave y amable según los que lo han conocido. Ciertamente carece de carisma y tuvo mala prensa, pero no lo imagino diciendo ni actuando como aparece en el film.
Lo que está muy bien es la historia de Bergoglio. No se la distorsiona ni se la justifica; simplemente se la narra objetivamente.
Doctrinariamente, me parece que lo exageran. Francisco es heterodoxo principalmente en el discurso -o ambiguo en su acción política- pero allí aparece como un obispo díscolo alemán.
Me alegra, no obstante, que Netflix le haya dedicado una película a un episodio tan importante de la historia contemporánea que tiene como protagonista a la Iglesia católica. Me quedo con eso.+

viernes, 20 de diciembre de 2019

Para mí, de Papas


Para quienes se hayan interesado en la lectura de mi artículo anterior, que es un comentario sobre El Papa Peronista (libro de Ignacio Zuleta), les recomiendo que aborden la lectura de la tetralogía de Morris West (1916-1999), un australiano que ha sido un gran best seller durante la segunda mitad del siglo XX.
Este escritor cursó el secundario con los Christian Brothers, vivió en uno de sus conventos durante una decena de años y hasta habría llegado a hacer los votos anuales correspondiente a los brothers, lo que otorga a su pluma un nivel de precisión terminológica tan grata como ilustrativa.
Muchos de esos grandes narradores de tramas de suspenso en la guerra fría habrían sido espías o sospechados de ser tales. En este caso, es tan notable su conocimiento religioso y el nivel de información de la trastienda vaticana que se podría pensar que muchos de sus libros o son parte de la guerra psicológica de la guerra fría o son producto de la especulación sobre la base de una generosa masa informativa obtenida durante tales menesteres.
Tiene cuatro libros escritos sobre papas. El más famoso tal vez fue Las sandalias del Pescador (1963) -que fue llevada al cine en 1968-, porque anticipó en 1963 la llegada de un Pontífice eslavo, que resultó Juan Pablo II, en 1978. Además, lo imaginó anticipadamente con un rol de mediador entre Rusia y los Estados Unidos, en su modo viajero y su simpleza tan inhabitual en los llamados Príncipes de la Iglesia.
Pero lo que vengo a recomendar hoy es la lectura de Eminencia (1998), cuya presencia en las vidrieras de las librerías locales duró poco y casi no trascendió su publicación, según se dice, por una gestión del Arzobispado porteño.
Morris West imagina esta vez a Su Santidad con un perfil muy parecido al de Francisco. Zuleta afirma que lo que visualizaba el escritor no era a Jorge Bergoglio sino a Eduardo Pironio. Lo cierto es que en la elección de Benedicto XVI el argentino que compitió con Joseph Ratzinger por los votos cardenalicios en 2005 fue el jesuita de Flores.
Las novela cuenta los últimos días de un Papa muy viejo y enfermo, como terminó el polaco Karol Wojtila, y un cónclave que ve papabile a un argentino protegido en Roma durante el gobierno militar.
Las otras dos novelas de la tetralogía (Lázaro y Los Bufones de Dios) no tienen el mismo carácter profético de estas otras dos. Pero en todos los casos la narrativa es agradable, su tratamiento informativo es instructivo y la Fé Católica de su autor hace que uno pueda compartir los pensamientos y las emociones que recorren estas novelas con gusto y decisión.+

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Intentando comprender al Papa


El Papa Peronista
Por Ignacio Zuleta
Ariel, Marzo 2019

Ignacio Zuleta es a mi juicio uno de los mejores columnistas políticos de la Argentina, sino el mejor. De la escuela periodística de Ambito, pareciera que Zuleta no puede o no quiere hacer otra cosa que narrar en forma descarnada la trama del poder contemporáneo real.
Sus últimos tres libros están centrados en personalidades centrales de la vida política argentina, que incluyen además del que nos atañe uno sobre el presidente saliente, Macri Confidencial (2016), y Vida, de Elisa Carrió (2019).
En El Papa Peronista utilizó un esquema muy similar al que le permitió abordar a Macri. Así como en aquel libro el marco social (del Colegio Newman, del deporte, de su vida empresarial) y la trama familiar tenían un rol preponderante en la investigación, en este otro Zuleta aborda el pensamiento de Jorge Bergoglio y trata de inferir desde allí -muy acertadamente, según creo- su praxis política.
Consultó a medio centenar de personas y leyó las principales lecturas que recomendó Su Santidad al ser consagrado, a través de L'Osservatore Romano, entre otras tantas fuentes consultadas.
El libro además enumera y desentraña los episodios más importantes de su vida y de su Papado -por momentos parece hasta quererlo justificar-, y se enfoca en la galería de personajes que rodearon históricamente al jesuita de Flores.
A pesar de ser él un intelectual alejado de las cuestiones religiosas y de tener un ideario político que podría decirse que está en las antípodas del Santo Padre, la interpretación que hace de su modo de pensar, de operar, de moverse, de gobernar, de rodearse y de proyectar su imagen, es muy acabada.
Es un extenso trabajo que se refleja en un relato fluido y agradable. Para algunos será altamente ilustrativo; para los que lo conocen más, hay muchísima información que no ha salido a la luz, como ser la de la trama que dio origen a la Batalla por la Ley del Aborto de 2018.
Es una buena lectura para poner en la valija y llevar a la playa.

domingo, 4 de agosto de 2019

Patrona del agro argentino


El 27 de octubre de 1949 el Gobierno de la Nación Argentina otorgó a María Auxiliadora el título de “Patrona del Agro Argentino”, para que proteja los campos, los productos de la tierra, de la ganadería, de la fruticultura y la horticultura, y a las personas que día a día con su trabajo en el campo hacen un país digno para todos.
Pero ayer fue la primera vez que la ví desfilar en la Exposición Rural de Palermo, y se leyó esta lindísima oración:

Virgen Auxiliadora, Madre de Dios y Madre nuestra, a tus plantas nos llegamos, con la esperanza puesta en la bondad previsora de tu corazón de Madre de nuestra casa y de Patrona del agro argentino.

Tú, que nos diste a Quien es el pan de nuestras almas, protege las mieses que habrán de proveer el pan de nuestra mesa, los bosques que dan sombra al caminante, color al paisaje y calor al refugio de la casa paterna; bendice los frutos, alegría del gusto y las flores, regocijo de la vista en el recinto hogareño y haz que del mismo modo florezcan en nuestras almas las virtudes.

Prodigue tu protección prosperidad a los animales de labor que colaboran en las faenas del hombre y a los rebaños que habrán de procurarnos alimento, abrigo y defensa. Y que sepamos nosotros cumplir la voluntad de Dios con inteligencia, al par que ellos la cumplen con su instinto.

Aleja de nuestros campos las sequías; las heladas y granizos, de nuestras cosechas; las plagas, de nuestras plantaciones; de nuestros ganados, las pestes. Y libra nuestras almas de la aridez espiritual, de los peligros de las tentaciones y del mal terrible del pecado.

Alcánzanos con la lluvia oportuna para nuestras sementeras, la gracia divina para nuestras almas, de suerte que tengamos tesón y perseverancia en el trabajo, fortaleza en la tribulación, resignación en el sufrimiento, unidad de labor en la familia y paz en nuestro hogar.

Bendice ¡oh! María Auxiliadora, a los que rigen los destinos de la Patria para que de todos los rincones del suelo argentino se eleve un mismo himno de amor, de comprensión y de trabajo, en la unidad de un mismo sentir y de un mismo bregar, hasta el día en que se nos abran los campos dilatados de la Patria eterna, bajo el cayado de tu Hijo Divino.

Amén

sábado, 29 de junio de 2019

Fidelidad familiar al Sagrado Corazón de Jesús



Esta es una carta escrita este mes de junio por unos parientes míos sobre el “detente”.

El detente “de los Ayerza” es una réplica del que llevaba Toribio Ayerza, mi tatarabuelo, en su lucha durante las guerras Carlistas. Él estaba estudiando medicina en Madrid cuando estalló la primera guerra Carlista. Tomó parte por el partido de Carlos V, que defendían los valores católicos y tradicionalistas contra los isabelinos que tenían una visión más liberal y comulgaban con las ideas de la revolución francesa.
​En mi rama, tenemos por costumbre que los abuelos regalen ese detente a los nietos para su primera comunión. Por lo menos así lo hacía Laura Ayerza, mi abuela, con nosotros. También está la tradición oral que dice que Toribio recibió una bala en el pecho y pegó en la medalla y así salvó su vida.
​La veneración al Sagrado Corazón de Jesús nace en el S XVII en Borgoña, Francia después de una aparición de Jesús a Santa Margarita María Alacoque. Ella dice “Él (Jesús) desea que usted mande a hacer unas placas de cobre con la imagen de su Sagrado Corazón para que todos aquellos que quisieran ofrecerle un homenaje las pongan en sus casas, y unas pequeñas para llevarlas puestas.”
Más tarde, en el año 1872, el Papa Pío IX le concedió, una indulgencia de 100 días una vez al día a todos los fieles que usaran alrededor de sus cuellos este emblema piadoso y rezaran un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
​Durante la revolución francesa, los contrarrevolucionarios y defensores de la Fe cristiana lo usaban como emblema y distintivo de sus ideales cristianos. Esto hizo que mucho de ellos fueran decapitados. Si recuerdo bien, vos me contaste que muchos de los detentes de los mártires fueron recolectados y enviados a Mama Antula quien los volvía a repartir en Argentina.
​Durante las guerras Carlistas, quienes estaban en contra de Isabel II y de las ideas anticlericales similares a las de la revolución francesa tomaron el detente como un símbolo. Uno de los lugares donde más se apoyó a Carlos fue en el país vasco de donde era originario Toribio, o Aitoná como lo llamaban los nietos. El detente de Toribio en particular lleva en el reverso el sello “IHS” de San Ignacio de Loyola, vasco guipuzcoano como él.
​El Carlismo, a pesar de perder las guerras, siguió vivo como movimiento y durante la guerra civil española defendieron a “Dios, la Patria, los Fueros y el Rey” en contra del marxismo y a través de los valientes Requetés. Ellos también usaban el detente, muchos los bordaban a sus uniformes y otros los mostraban orgullosos abrochado en el pecho.
​Terminada la guerra Carlista, el padre de Toribio fue fusilado en la plaza por haber mandado a sus hijos a la guerra del lado Carlista y Toribio se va a Francia donde se recibió de médico.
​Más tarde emigra a Argentina donde rápidamente toma contacto con Martín Iraola, vecino de pueblo. Martín logra que Simón Pereyra, su amigo, interceda para que Rosas lo habilite a Toribio a ejercer la medicina en Buenos Aires. De la relación entre los Iraola, Pereyra y Ayerza surge una amista profunda que se materializa en innumerables enlaces matrimoniales en sus descendientes.
​Tengo la teoría de que Iraola era partidario de los Carlistas a pesar de estar en Argentina durante las guerras. Por lo menos su hijo, Leonardo, era simpatizante ya que, en 1887, ya finalizada la 3ra guerra Carlista, recibe en el puerto y luego en su estancia San Juan a Don Carlos María de los Dolores de Borbón y Austria quien vendría a ser el sucesor de Carlos V. Ese día en San Juan estaban también Rómulo (bisabuelo de Gloria), Francisco (mi bisabuelo) y José Ayerza.
​Antes de morir Leonardo había expresado su intención de hacer una iglesia para venerar al Sagrado Corazón en sus tierras. Es por esto que luego de su muerte Antonia su mujer le encarga a Rómulo difícil la tarea de erigir una iglesia en un terreno que era particularmente anegadizo en Barracas. El templo fue consagrado el 16 de Agosto de 1908 por Mons. Gregorio Ignacio Romero, obispo auxiliar de Buenos Aires y capellán de la Juventud Carlista de Buenos Aires.
​Bueno, como verás, el Sagrado Corazón de Jesús siempre estuvo presente en nuestra familia y espero proteja la tuya a través del detente.+)


sábado, 4 de mayo de 2019

Encendidos... (2/2)

A la zaga de #TeologíaRockera debemos completarla con un análisis antropológico que surge de las letras del llamado rock nacional.
Es evidente que las significaciones culturales sufrieron una gran modificación, según fueron pasando los años. Es posible ver en algunos autores su propia evolución, por llamarlo de alguna forma.
Hay autores que habiendo sido protagonistas de la tercer generación del rock nacional, como el fallecido Adrián Otero, son paradigmas del estereotipo cultural del tango. No digo ya de la primera época de la música progresiva vernácula, sino que hay que remontarse hasta el tango de Carlos Gardel para encontrar algo similiar al paradigma de Memphis La Blusera.
Para Otero, las homosexuales son feministas o "bifurcadas" y mentan a la madre en su clásico rol tradicional, como cuando le reclama "porqué me hiciste varón", en una de tantas parodias que canta a la cultura moderna.
También Miguel Zavaleta le canta en esa misma época a la madre, cuando le pide que le planche la camisa "porque me quiero ir a bailar".
Dos generaciones antes, el clásico Moris se animaba a recordar a su madre en una pintura que vale la pena recordar, porque nunca más se escuchará una oda tan sentida para una progenitora (Ayer nomás, 30 minutos de vida - 1970): "Miro las fotos de ayer, mamá qué joven que estás; linda la vieja, lindos sus ojos. Era la tarde ayer. Momentos que extrañaré: vida, risas y sol. ¿Porqué la tarde se fue?, ¿porqué, mamá, no venís? Por que yo sigo siempre conmigo, y tú te quedas sin mí".
Pero es el mismo Mauricio Birabent quien cantará años más tarde, en su exilio madrileño, "Qué dije" (Fiebre de Vivir, 1978, que llegara años más tarde a la Argentina), en donde incita a la rebelion de la hija contra la madre: "Llegas muy tarde a tu casa y te espera tu mamá con el palo; y te preguntará: nena, ¿te han tocado? Tú le contestarás: ¡si mamá, en todos lados!"
Pero pasaron dos años para que se volviera a preocupar por su madre, que le "habla de dinero y mis amigos también andan mal y, para colmo, la casa de empeños guitarras viejas no quiere aceptar" (Golpe de Suerte, Mundo Moderno - 1980).
Pero pocos interpretaron tan bien el dulce amor filial por una madre como Pappo. Su canto parece resonar en los arrabales en las voces de los malevos: "nadie se atreva a tocar a mi Vieja, porque mi Vieja es lo más grande que hay" (Mi vieja, Blues local - 1992).

Visto desde el ángulo inverso, es Jorge Fandermole quien compone para la Trova Rosarina en las voces de Juan Carlos Baglietto y Silvina Garré, una bellísima oda para un niño no nacido (Era en abril, Tiempos Difíciles - 1982).
En la primera época, Luis Alberto Spinetta tuvo gran conciencia de la paternidad a los 23 años: "Hoy, que un hijo hiciste, cambia ya tu mente, cuídalo de drogas, nunca lo reprimas, dale el áurea misma de tu sexo". (Todas las hojas son del viento, Artaud, Pescado Rabioso - 1973).
Casi cuarenta años más tarde, Roberto Foccacio (Cuando sea grande, Porfiado, Cuarteto de Nos - 2012), en cambio, compuso a sus 50 una mirada distinta de la proyección familiar, que ilustra en un trazo el Sindrome Peter Pan" al cantarle presuntamente a su padre: "Cuando sea grande, no quiero ser como vos", y enumera todas las cosas de las que quiere diferenciarse.

sábado, 6 de abril de 2019

¡Cristo vive!


Primeras reflexiones sobre la exhortación apostólica post sinodal

Por Jorge Nicolás Lafferriere

Como fruto del Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, el 25 de marzo de 2019 el Papa Francisco firmó la exhortación apostólica “Christus Vivit” (Cristo Vive) dedicada al tema de los jóvenes en la Iglesia y el mundo.

“Vive Cristo, esperanza nuestra, y Él es la más hermosa juventud de este mundo. Todo lo que Él toca se vuelve joven, se hace nuevo, se llena de vida. Entonces, las primeras palabras que quiero dirigir a cada uno de los jóvenes cristianos son: ¡Él vive y te quiere vivo!”. Así comienza este largo documento de 299 parágrafos, dividido en 9 capítulos:

1 - ¿Qué dice la Palabra de Dios sobre los jóvenes?

2 - Jesucristo siempre joven

3 - Ustedes son el ahora de Dios

4 - El gran anuncio para todos los jóvenes

5 - Caminos de juventud

6 - Jóvenes con raíces

7 - La pastoral de los jóvenes

8 - La vocación

9 - El discernimiento

Luego de una rápida primera lectura, comparto algunas reflexiones iniciales sobre el documento, que habrá que seguir profundizando con lecturas más de fondo y dialogadas comunitariamente.

· En el centro del mensaje del documento se encuentra el anuncio de Cristo Vivo, que es la verdadera fuente de la juventud. El capítulo 2 ofrece en tal sentido una meditación sobre la juventud de Cristo, como plenitud de vida que se entrega al Padre. Y el capítulo 4 también ofrece el anuncio de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, como el gran don para la vida de los jóvenes.

· El documento procura insertarse en la centralidad que el Papa Francisco quiere dar al llamado a la santidad. Pueden verse fuertes conexiones, sobre todo en el énfasis en la vocación y el discernimiento.

· La vocación es muy lúcidamente presentada tanto en relación a la vida familiar o consagrada, como con relación al trabajo. En definitiva, el Papa propone a los jóvenes “ser para los demás: “Este “ser para los demás” en la vida de cada joven, normalmente está relacionado con dos cuestiones básicas: la formación de una nueva familia y el trabajo. Las diversas encuestas que se han hecho a los jóvenes confirman una y otra vez que estos son los dos grandes temas que los preocupan e ilusionan. Ambos deben ser objeto de un especial discernimiento” (CV 258).

· Vuelve a aparecer una idea muy cara al Papa Francisco: la importancia de que los jóvenes no pierdan sus raíces y que tengan contactos vivos con los ancianos. Los interpela sobre la vulnerabilidad que significa ser personas sin raíces: “si una persona les hace una propuesta y les dice que ignoren la historia, que no recojan la experiencia de los mayores, que desprecien todo lo pasado y que sólo miren el futuro que él les ofrece, ¿no es una forma fácil de atraparlos con su propuesta para que solamente hagan lo que él les dice? Esa persona los necesita vacíos, desarraigados, desconfiados de todo, para que sólo confíen en sus promesas y se sometan a sus planes. Así funcionan las ideologías de distintos colores, que destruyen (o de-construyen) todo lo que sea diferente y de ese modo pueden reinar sin oposiciones. Para esto necesitan jóvenes que desprecien la historia, que rechacen la riqueza espiritual y humana que se fue transmitiendo a lo largo de las generaciones, que ignoren todo lo que los ha precedido” (CV 181).

· Otra idea que se reitera del Magisterio del Papa es la importancia de concebir el servicio laical como servicio en el orden de edificar el bien común y la amistad social, y la denuncia de una tentación de encerrar al joven laico en una misión intraeclesial: “Es verdad que a veces, frente a un mundo tan lleno de violencia y egoísmo, los jóvenes pueden correr el riesgo de encerrarse en pequeños grupos, y así privarse de los desafíos de la vida en sociedad, de un mundo amplio, desafiante y necesitado. Sienten que viven el amor fraterno, pero quizás su grupo se convirtió en una mera prolongación de su yo. Esto se agrava si la vocación del laico se concibe sólo como un servicio al interno de la Iglesia (lectores, acólitos, catequistas, etc.), olvidando que la vocación laical es ante todo la caridad en la familia, la caridad social y la caridad política: es un compromiso concreto desde la fe para la construcción de una sociedad nueva, es vivir en medio del mundo y de la sociedad para evangelizar sus diversas instancias, para hacer crecer la paz, la convivencia, la justicia, los derechos humanos, la misericordia, y así extender el Reino de Dios en el mundo” (CV 168).

Seguramente iremos profundizando distintos aspectos de la exhortación apostólica en otras notas. Aquí van primeras reflexiones sobre algunos temas, con la confianza en el Espíritu Santo que guía la Iglesia y que acompaña a los jóvenes para que puedan dar lo mejor de sí en este tiempo tan apasionante.