sábado, 29 de junio de 2019

Fidelidad familiar al Sagrado Corazón de Jesús



Esta es una carta escrita este mes de junio por unos parientes míos sobre el “detente”.

El detente “de los Ayerza” es una réplica del que llevaba Toribio Ayerza, mi tatarabuelo, en su lucha durante las guerras Carlistas. Él estaba estudiando medicina en Madrid cuando estalló la primera guerra Carlista. Tomó parte por el partido de Carlos V, que defendían los valores católicos y tradicionalistas contra los isabelinos que tenían una visión más liberal y comulgaban con las ideas de la revolución francesa.
​En mi rama, tenemos por costumbre que los abuelos regalen ese detente a los nietos para su primera comunión. Por lo menos así lo hacía Laura Ayerza, mi abuela, con nosotros. También está la tradición oral que dice que Toribio recibió una bala en el pecho y pegó en la medalla y así salvó su vida.
​La veneración al Sagrado Corazón de Jesús nace en el S XVII en Borgoña, Francia después de una aparición de Jesús a Santa Margarita María Alacoque. Ella dice “Él (Jesús) desea que usted mande a hacer unas placas de cobre con la imagen de su Sagrado Corazón para que todos aquellos que quisieran ofrecerle un homenaje las pongan en sus casas, y unas pequeñas para llevarlas puestas.”
Más tarde, en el año 1872, el Papa Pío IX le concedió, una indulgencia de 100 días una vez al día a todos los fieles que usaran alrededor de sus cuellos este emblema piadoso y rezaran un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
​Durante la revolución francesa, los contrarrevolucionarios y defensores de la Fe cristiana lo usaban como emblema y distintivo de sus ideales cristianos. Esto hizo que mucho de ellos fueran decapitados. Si recuerdo bien, vos me contaste que muchos de los detentes de los mártires fueron recolectados y enviados a Mama Antula quien los volvía a repartir en Argentina.
​Durante las guerras Carlistas, quienes estaban en contra de Isabel II y de las ideas anticlericales similares a las de la revolución francesa tomaron el detente como un símbolo. Uno de los lugares donde más se apoyó a Carlos fue en el país vasco de donde era originario Toribio, o Aitoná como lo llamaban los nietos. El detente de Toribio en particular lleva en el reverso el sello “IHS” de San Ignacio de Loyola, vasco guipuzcoano como él.
​El Carlismo, a pesar de perder las guerras, siguió vivo como movimiento y durante la guerra civil española defendieron a “Dios, la Patria, los Fueros y el Rey” en contra del marxismo y a través de los valientes Requetés. Ellos también usaban el detente, muchos los bordaban a sus uniformes y otros los mostraban orgullosos abrochado en el pecho.
​Terminada la guerra Carlista, el padre de Toribio fue fusilado en la plaza por haber mandado a sus hijos a la guerra del lado Carlista y Toribio se va a Francia donde se recibió de médico.
​Más tarde emigra a Argentina donde rápidamente toma contacto con Martín Iraola, vecino de pueblo. Martín logra que Simón Pereyra, su amigo, interceda para que Rosas lo habilite a Toribio a ejercer la medicina en Buenos Aires. De la relación entre los Iraola, Pereyra y Ayerza surge una amista profunda que se materializa en innumerables enlaces matrimoniales en sus descendientes.
​Tengo la teoría de que Iraola era partidario de los Carlistas a pesar de estar en Argentina durante las guerras. Por lo menos su hijo, Leonardo, era simpatizante ya que, en 1887, ya finalizada la 3ra guerra Carlista, recibe en el puerto y luego en su estancia San Juan a Don Carlos María de los Dolores de Borbón y Austria quien vendría a ser el sucesor de Carlos V. Ese día en San Juan estaban también Rómulo (bisabuelo de Gloria), Francisco (mi bisabuelo) y José Ayerza.
​Antes de morir Leonardo había expresado su intención de hacer una iglesia para venerar al Sagrado Corazón en sus tierras. Es por esto que luego de su muerte Antonia su mujer le encarga a Rómulo difícil la tarea de erigir una iglesia en un terreno que era particularmente anegadizo en Barracas. El templo fue consagrado el 16 de Agosto de 1908 por Mons. Gregorio Ignacio Romero, obispo auxiliar de Buenos Aires y capellán de la Juventud Carlista de Buenos Aires.
​Bueno, como verás, el Sagrado Corazón de Jesús siempre estuvo presente en nuestra familia y espero proteja la tuya a través del detente.+)


sábado, 4 de mayo de 2019

Encendidos... (2/2)

A la zaga de #TeologíaRockera debemos completarla con un análisis antropológico que surge de las letras del llamado rock nacional.
Es evidente que las significaciones culturales sufrieron una gran modificación, según fueron pasando los años. Es posible ver en algunos autores su propia evolución, por llamarlo de alguna forma.
Hay autores que habiendo sido protagonistas de la tercer generación del rock nacional, como el fallecido Adrián Otero, son paradigmas del estereotipo cultural del tango. No digo ya de la primera época de la música progresiva vernácula, sino que hay que remontarse hasta el tango de Carlos Gardel para encontrar algo similiar al paradigma de Memphis La Blusera.
Para Otero, las homosexuales son feministas o "bifurcadas" y mentan a la madre en su clásico rol tradicional, como cuando le reclama "porqué me hiciste varón", en una de tantas parodias que canta a la cultura moderna.
También Miguel Zavaleta le canta en esa misma época a la madre, cuando le pide que le planche la camisa "porque me quiero ir a bailar".
Dos generaciones antes, el clásico Moris se animaba a recordar a su madre en una pintura que vale la pena recordar, porque nunca más se escuchará una oda tan sentida para una progenitora (Ayer nomás, 30 minutos de vida - 1970): "Miro las fotos de ayer, mamá qué joven que estás; linda la vieja, lindos sus ojos. Era la tarde ayer. Momentos que extrañaré: vida, risas y sol. ¿Porqué la tarde se fue?, ¿porqué, mamá, no venís? Por que yo sigo siempre conmigo, y tú te quedas sin mí".
Pero es el mismo Mauricio Birabent quien cantará años más tarde, en su exilio madrileño, "Qué dije" (Fiebre de Vivir, 1978, que llegara años más tarde a la Argentina), en donde incita a la rebelion de la hija contra la madre: "Llegas muy tarde a tu casa y te espera tu mamá con el palo; y te preguntará: nena, ¿te han tocado? Tú le contestarás: ¡si mamá, en todos lados!"
Pero pasaron dos años para que se volviera a preocupar por su madre, que le "habla de dinero y mis amigos también andan mal y, para colmo, la casa de empeños guitarras viejas no quiere aceptar" (Golpe de Suerte, Mundo Moderno - 1980).
Pero pocos interpretaron tan bien el dulce amor filial por una madre como Pappo. Su canto parece resonar en los arrabales en las voces de los malevos: "nadie se atreva a tocar a mi Vieja, porque mi Vieja es lo más grande que hay" (Mi vieja, Blues local - 1992).

Visto desde el ángulo inverso, es Jorge Fandermole quien compone para la Trova Rosarina en las voces de Juan Carlos Baglietto y Silvina Garré, una bellísima oda para un niño no nacido (Era en abril, Tiempos Difíciles - 1982).
En la primera época, Luis Alberto Spinetta tuvo gran conciencia de la paternidad a los 23 años: "Hoy, que un hijo hiciste, cambia ya tu mente, cuídalo de drogas, nunca lo reprimas, dale el áurea misma de tu sexo". (Todas las hojas son del viento, Artaud, Pescado Rabioso - 1973).
Casi cuarenta años más tarde, Roberto Foccacio (Cuando sea grande, Porfiado, Cuarteto de Nos - 2012), en cambio, compuso a sus 50 una mirada distinta de la proyección familiar, que ilustra en un trazo el Sindrome Peter Pan" al cantarle presuntamente a su padre: "Cuando sea grande, no quiero ser como vos", y enumera todas las cosas de las que quiere diferenciarse.

sábado, 6 de abril de 2019

¡Cristo vive!


Primeras reflexiones sobre la exhortación apostólica post sinodal

Por Jorge Nicolás Lafferriere

Como fruto del Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, el 25 de marzo de 2019 el Papa Francisco firmó la exhortación apostólica “Christus Vivit” (Cristo Vive) dedicada al tema de los jóvenes en la Iglesia y el mundo.

“Vive Cristo, esperanza nuestra, y Él es la más hermosa juventud de este mundo. Todo lo que Él toca se vuelve joven, se hace nuevo, se llena de vida. Entonces, las primeras palabras que quiero dirigir a cada uno de los jóvenes cristianos son: ¡Él vive y te quiere vivo!”. Así comienza este largo documento de 299 parágrafos, dividido en 9 capítulos:

1 - ¿Qué dice la Palabra de Dios sobre los jóvenes?

2 - Jesucristo siempre joven

3 - Ustedes son el ahora de Dios

4 - El gran anuncio para todos los jóvenes

5 - Caminos de juventud

6 - Jóvenes con raíces

7 - La pastoral de los jóvenes

8 - La vocación

9 - El discernimiento

Luego de una rápida primera lectura, comparto algunas reflexiones iniciales sobre el documento, que habrá que seguir profundizando con lecturas más de fondo y dialogadas comunitariamente.

· En el centro del mensaje del documento se encuentra el anuncio de Cristo Vivo, que es la verdadera fuente de la juventud. El capítulo 2 ofrece en tal sentido una meditación sobre la juventud de Cristo, como plenitud de vida que se entrega al Padre. Y el capítulo 4 también ofrece el anuncio de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, como el gran don para la vida de los jóvenes.

· El documento procura insertarse en la centralidad que el Papa Francisco quiere dar al llamado a la santidad. Pueden verse fuertes conexiones, sobre todo en el énfasis en la vocación y el discernimiento.

· La vocación es muy lúcidamente presentada tanto en relación a la vida familiar o consagrada, como con relación al trabajo. En definitiva, el Papa propone a los jóvenes “ser para los demás: “Este “ser para los demás” en la vida de cada joven, normalmente está relacionado con dos cuestiones básicas: la formación de una nueva familia y el trabajo. Las diversas encuestas que se han hecho a los jóvenes confirman una y otra vez que estos son los dos grandes temas que los preocupan e ilusionan. Ambos deben ser objeto de un especial discernimiento” (CV 258).

· Vuelve a aparecer una idea muy cara al Papa Francisco: la importancia de que los jóvenes no pierdan sus raíces y que tengan contactos vivos con los ancianos. Los interpela sobre la vulnerabilidad que significa ser personas sin raíces: “si una persona les hace una propuesta y les dice que ignoren la historia, que no recojan la experiencia de los mayores, que desprecien todo lo pasado y que sólo miren el futuro que él les ofrece, ¿no es una forma fácil de atraparlos con su propuesta para que solamente hagan lo que él les dice? Esa persona los necesita vacíos, desarraigados, desconfiados de todo, para que sólo confíen en sus promesas y se sometan a sus planes. Así funcionan las ideologías de distintos colores, que destruyen (o de-construyen) todo lo que sea diferente y de ese modo pueden reinar sin oposiciones. Para esto necesitan jóvenes que desprecien la historia, que rechacen la riqueza espiritual y humana que se fue transmitiendo a lo largo de las generaciones, que ignoren todo lo que los ha precedido” (CV 181).

· Otra idea que se reitera del Magisterio del Papa es la importancia de concebir el servicio laical como servicio en el orden de edificar el bien común y la amistad social, y la denuncia de una tentación de encerrar al joven laico en una misión intraeclesial: “Es verdad que a veces, frente a un mundo tan lleno de violencia y egoísmo, los jóvenes pueden correr el riesgo de encerrarse en pequeños grupos, y así privarse de los desafíos de la vida en sociedad, de un mundo amplio, desafiante y necesitado. Sienten que viven el amor fraterno, pero quizás su grupo se convirtió en una mera prolongación de su yo. Esto se agrava si la vocación del laico se concibe sólo como un servicio al interno de la Iglesia (lectores, acólitos, catequistas, etc.), olvidando que la vocación laical es ante todo la caridad en la familia, la caridad social y la caridad política: es un compromiso concreto desde la fe para la construcción de una sociedad nueva, es vivir en medio del mundo y de la sociedad para evangelizar sus diversas instancias, para hacer crecer la paz, la convivencia, la justicia, los derechos humanos, la misericordia, y así extender el Reino de Dios en el mundo” (CV 168).

Seguramente iremos profundizando distintos aspectos de la exhortación apostólica en otras notas. Aquí van primeras reflexiones sobre algunos temas, con la confianza en el Espíritu Santo que guía la Iglesia y que acompaña a los jóvenes para que puedan dar lo mejor de sí en este tiempo tan apasionante.

viernes, 5 de abril de 2019

Dimensionar la Gracia



Cuando se piensa


Por Hugo Wast

Enviado por María Cagide, testigo de la Gracia Eucarística sucedida en el Tigre como respuesta al relato de hace unos pocos días en este blog:

Cuando se piensa que ni la Santísima Virgen puede hacer lo que un sacerdote.

Cuando se piensa que ni los ángeles ni los arcángeles, ni Miguel ni Gabriel ni Rafael, ni príncipe alguno de aquellos que vencieron a Lucifer pueden hacer lo que un sacerdote.

Cuando se piensa que Nuestro Señor Jesucristo en la última Cena realizó un milagro más grande que la creación del Universo con todos sus esplendores y fue el convertir el pan y el vino en su Cuerpo y su Sangre para alimentar al mundo, y que este portento, ante el cual se arrodillan los ángeles y los hombres, puede repetirlo cada día un sacerdote.

Cuando se piensa en el otro milagro que solamente un sacerdote puede realizar: perdonar los pecados y que lo que él ata en el fondo de su humilde confesionario, Dios obligado por su propia palabra, lo ata en el cielo, y lo que él desata, en el mismo instante lo desata Dios.

Cuando se piensa que la humanidad se ha redimido y que el mundo subsiste porque hay hombres y mujeres que se alimentan cada día de ese Cuerpo y de esa Sangre redentora que sólo un sacerdote puede realizar.

Cuando se piensa que el mundo moriría de la peor hambre si llegara a faltarle ese poquito de pan y ese poquito de vino.

Cuando se piensa que eso puede ocurrir, porque están faltando las vocaciones sacerdotales; y que cuando eso ocurra se conmoverán los cielos y estallará la Tierra, como si la mano de Dios hubiera dejado de sostenerla; y las gentes gritarán de hambre y de angustia, y pedirán ese pan, y no habrá quien se los dé; y pedirán la absolución de sus culpas, y no habrá quien las absuelva, y morirán con los ojos abiertos por el mayor de los espantos.

Cuando se piensa que un sacerdote hace más falta que un rey, más que un militar, más que un banquero, más que un médico, más que un maestro, porque él puede reemplazar a todos y ninguno puede reemplazarlo a él.

Cuando se piensa que un sacerdote cuando celebra en el altar tiene una dignidad infinitamente mayor que un rey; y que no es ni un símbolo, ni siquiera un embajador de Cristo, sino que es Cristo mismo que está allí repitiendo el mayor milagro de Dios.

Cuando se piensa todo esto, uno comprende la inmensa necesidad de fomentar las vocaciones sacerdotales.

Uno comprende el afán con que en tiempos antiguos, cada familia ansiaba que de su seno brotase, como una vara de nardo, una vocación sacerdotal.

Uno comprende el inmenso respeto que los pueblos tenían por los sacerdotes, lo que se refleja en las leyes.

Uno comprende que el peor crimen que puede cometer alguien es impedir o desalentar una vocación.

Uno comprende que provocar una apostasía es ser como Judas y vender a Cristo de nuevo.

Uno comprende que si un padre o una madre obstruyen la vocación sacerdotal de un hijo, es como si renunciaran a un título de nobleza incomparable.

Uno comprende que más que una Iglesia, y más que una escuela, y más que un hospital, es un seminario o un noviciado.

Uno comprende que dar para construir o mantener un seminario o un noviciado es multiplicar los nacimientos del Redentor.

Uno comprende que dar para costear los estudios de un joven seminarista o de un novicio, es allanar el camino por donde ha de llegar al altar un hombre que durante media hora, cada día, será mucho más que todas las dignidades de la tierra y que todos los santos del cielo, pues será Cristo mismo, sacrificando su Cuerpo y su Sangre, para alimentar al mundo.

domingo, 31 de marzo de 2019

Cuaresma newmaniana


Con la particular ocasión de la próxima canonización del beato John Henry Newman, se realizó el retiro anual de Cuaresma que predicó Mons. Fernando María Cavaller con el acompañamiento del padre Juan Ignacio Ibañez, ambos de la diócesis de San Isidro, en la Casa de Retiros María Auxiliadora de San Miguel, entre el 22 y el 24 de marzo últimos.
El pensamiento del cardenal Newman ha logrado un justo reconocimiento en estos tiempos de creciente secularización. Nació en Londres en 1801.  Ingresó en la Universidad de Oxford, donde pasó de la Iglesia Baja de talante calvinista, a la Iglesia Alta de la gran tradición Anglicana. Fue ordenado sacerdote anglicano, y como profesor en Oriel College y párroco de la iglesia de la Universidad promovió, a través del Movimiento de Oxford del que fue líder,  una profunda renovación teológica y espiritual en la Iglesia Anglicana. Pero este esfuerzo lo llevó al estudio de los Padres de la Iglesia antigua, que poco a poco le condujeron a la conversión a la Iglesia de Roma, que tuvo lugar el 9 de octubre de 1845. Fue ordenado sacerdote católico en Roma, y fundó el primer Oratorio de San Felipe Neri en Inglaterra, primero en Birmingham y luego en Londres. Fue fundador y rector de la Universidad Católica de Irlanda, en Dublin. Tiene una profusa obra escrita en sermones, ensayos, discursos, estudios históricos, cartas y poesías. Siendo sólo sacerdote fue creado Cardenal en 1879 por el Papa León XIII. Murió en Birmingham en 1890. Fue beatificado por Benedicto XVI en la misa de cierre de su visita al Reino Unido en 2010, y desde entonces el día de su memoria litúrgica es, precisamente, el 9 de octubre, la fecha de su conversión al catolicismo.
Por su parte, Mons. Cavaller es licenciado en teología por la UCA, en donde fue profesor de esa materia, y se doctoró en teología en la Universidad de Navarra. Fundó la Asociación de Amigos de Newman en Argentina, dirige la revista Newmaniana, escribió artículos y libros, y dictó numerosas conferencias tanto en el país como en el extranjero.
El texto que sigue a continuación es una síntesis de apuntes del retiro, con textos de Newman citados, ya que la intención fue que él predicará en primer lugar.

El Corazón habla al corazón
Cor ad cor loquitur fue el lema cardenalicio de Newman, resumen de su pensamiento. Está inspirado en la Biblia, en San Agustín y en Pascal. Por eso el retiro se inició con lo que podría llamarse una "cardiología bíblica", es decir, lo que la Sagrada Escritura entiende por corazón humano. El corazón es la sede de las decisiones, tanto de la veneración como del alejamiento: "Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí" (Is 29,31); "Yo os daré un corazón nuevo (...) quitaré el corazón de piedra y les daré uno de carne" (Ez 36,25). Lo ratifica el primer mandamiento: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente" (Mt 22,37). Los evangelios están lleno de referencias como la que define a Jesús: "manso y humilde de corazón" (Mt 11, 29).
Newman pide que "nuestras palabras sean inflamadas, no por clamores y los gestos desmesurados, sino por el afecto interior (...) Por más que hablemos con la boca, el corazón habla al corazón". "Al corazón no se llega comúnmente por la razón sino por la imaginación, por las impresiones directas, por el testimonio de hechos y sucesos, por la historia, por la descripción. Las personas nos influencian; las voces nos hacen derretir; las miradas nos subyugan, los hechos nos inflaman", afirma, al estilo de los consultores actuales de comunicación. "El rechazo del cristianismo brota de una falta del corazón, no del intelecto".
Eran consideraciones dirigidas no contra el valor de la razón, sino contra el racionalismo imperante en su época, y estaban acompañadas por el rechazo al extremo opuesto del sentimentalismo religioso, “una acepción sentimental de la fe; algo así como una emoción o un afecto, y no la aceptación de la doctrina revelada. De allí que desaparezca la necesaria conexión entre la Fe con la verdad y el conocimiento”. "Han llegado a creer y a dar por sentado que la religión no es más que un suplemento para las carencias de la naturaleza humana, y no un hecho externo y una obra de Dios".

La Fe
Para Newman la reflexión sobre qué es creer ocupa gran parte de sus escritos. Sigue a  San Pablo: “La fe es la sustancia y la evidencia de las cosas que no se ven" (Heb 11,1). Dice Newman que "La Escritura considera que la Fe es el instrumento escogido que une el cielo y la tierra. El mudo que no vemos es en su totalidad un mundo muy superior a ese que sí vemos. Pues, primero de todo, Él está allí, por encima de todos los seres, el que ha creado todo, ante quieren todos ellos son como nada (...) Lo sabemos, Dios Todopoderoso existe más real y absolutamente que ninguno de nuestros semejantes, cuya existencia percibimos mediante los sentidos, y sin embargo no lo vemos, no lo oímos, no hacemos más que buscarlo a tientas, sin encontrarlo. Parece entonces que las cosas visibles no son más que una parte, y una parte secundaria, de las cosas que nos rodean”.
Para ver las verdades de la Revelación hace falta luz, asegura Newman, y la luz es la Gracia de Dios. "La Fe es un razonar iluminado por Dios (...) Es un instrumento de conocimiento y de acción (...) La esencia de la Fe es mirar hacia fuera de nosotros mismos (...) El error intrínseco a mi juicio reside en exigir, de forma necesaria, una autocontemplación y autorreferencia permanentes en todos los aspectos del comportamiento". “Se hace consistir la religión en contemplarnos a nosotros mismos en vez de Cristo (…) decirle a la gente que estén seguros de mirar a Cristo, en vez de mostrárselo simplemente, en decirles que tengan fe, más que en suministrarles el objeto de la fe...con el resultado de que la fe y la inclinación espiritual se han desarrollado como fines, y obstruyen la vista de Cristo (…) Cristo les interesa menos que lo que llaman ellos sus experiencias”. Pero “la verdadera predicación del Evangelio es predicar a Cristo”.
La autocontemplación no sólo aleja del Objeto que es Dios sino de las obras que el mismo Dios nos pide realizar. Newman insiste en esto. “Leemos en San Juan: ‘El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama’ (Jn 14,21). La prueba de la fe es la obediencia. Así que el deber y la tarea del cristiano se reduce a dos cosas: Fe y Obediencia. Mirar a Jesús, objeto a la vez que autor de nuestra fe, y actuar de acuerdo a su voluntad (…) Para orientar su camino basta que fije su vista en Dios y se aplique a su trabajo (…) Nuestro deber consiste en actos (...) No reside en estados de ánimo ni en sentimientos. Aquel que se propone rezar bien, amar con sinceridad, ser templado en las discusiones, es sensato y virtuoso".
Por otra parte, la fe tiene un contenido. "Los Credos tienen un lugar en el ritual: son actos de devoción. El Credo no es una colección de ideas de gran peso. Es un salmo o Himno de alabanza, de confesión, de homenaje profundo y reverente, paralelo a los cánticos de los elegidos en el Apocalipsis... es el himno guerrero de la Fe, con el cual nos comunicamos a nosotros mismos y luego a los demás, a todos los que pueden llegar a oírlo, a los que llegan a oir la Verdad, quién es nuestro Dios, cómo hemos de adorarle y cuán grande es nuestra responsabilidad si conociendo lo que hemos de creer no lo creemos”. Por tanto, el retiro siguió, de la mano de Newman, contemplando a Cristo, según lo presenta el Credo, es decir la fe de la Iglesia.


Jesucristo, desde la Encarnación hasta su Segunda Venida
La Encarnación no fue "una conversión de la Divinidad en la carne, sino la asunción de la humanidad en Dios… El entró en el mundo, no en las nubes del cielo, sino naciendo en él, y de una mujer. El, el Hijo de María, y ella, puede decirse, la Madre de Dios (...) Así como nosotros somos cuerpo y alma y sin embargo un hombre, así, verdaderamente Dios y hombre no son dos sino un Cristo.”
“Es menester contemplar a nuestro Señor y Salvador, Dios y hombre, como un ser realmente existente, externo a nuestras mentes. Es el mismo que se dejó ver en figura miserable, sangrante y doloroso, alzado en desnudez, y dislocado sobre la cruz ante ojos pecadores y que parece decir: no puedo moverme a pesar de ser Omnipotente, porque el pecado me ha clavado aquí.” “La muerte de Cristo no fue un mero martirio. Un mártir es alguien que muere por la Iglesia, que es condenado a muerte por predicar o mantener la verdad. El hombre muere como un mártir, pero el Hijo de Dios muere como un Sacrificio Expiatorio. Había una virtud en su muerte, que no podía haberlo en ninguna otra, porque era Dios. El Hijo de Dios sufría en esa naturaleza humana que había tomado y hecho Suya. En ella sufrió tan realmente como realmente hizo los mundos por Su poder Altísimo. Ese Rostro tan despiadadamente ultrajado era el Rostro de Dios mismo.” Pero Newman no sólo contempla los sufrimientos físicos de Cristo sino los espirituales: “El Señor disponía absolutamente de su alma, estaba libre de toda influencia de distracciones, conociendo plenamente sobre el sufrimiento, rendido hasta el fondo, sencillamente sujeto a él. De modo que cabe decir que sufrió la totalidad de su pasión en cada uno de los momentos de la misma. Nada le ocurría a su alma de casualidad o de repente; nada le tomaba por sorpresa o le afectaba sin una cierta anticipación de su propia voluntad. Su pasión fue en realidad una acción. Murió por un acto de su voluntad, pues inclinó su cabeza en señal tanto de mandato como de resignación, y exclamó: ‘Padre, en tus manos encomiendo tu Espíritu’. Expresó la intención, rindió su Espíritu, no lo perdió.”
En cuanto a la Resurrección, el hecho central de nuestra fe: "Es la intención de Nuestro Señor en la Encarnación hacernos lo que El mismo es. Este es el principio de la Gracia, que no sólo es santa, sino santificante". “Mediante el hecho de la Encarnación la materia, que es una parte esencial nuestra, es capaz de santificación y de elevarse con El, en la resurrección.”
Y en cuanto a su Ascensión a los cielos: “Nunca dejó este mundo desde que entró en él, pues, a través del Espíritu Santo, está realmente presente entre nosotros, aunque se nos escape el modo de su presencia, y se entrega a aquellos que le buscan.” Newman insiste en la liturgia como expresión real de la fe, y comenta el Prefacio de la celebración eucarística: “Se nos exhorta a ‘levantar nuestros corazones’, y respondemos ’los tenemos levantados hacia el Señor’, es decir, hacia el que ascendió a lo alto, hacia quien no está aquí sino que ha ascendido, que se apareció a Sus apóstoles y se retiró de la vista...somos llamados a ascender en espíritu tras Él. ¡Oh, sí!, bien distinto es con muchos que están impedidos, más aún, poseídos y absorbidos por este mundo y no pueden ascender porque no tienen alas...No pueden levantar sus corazones hacia Él. No tienen ningún tesoro en el cielo, sino que su tesoro y su corazón y sus facultades están todas sobre la tierra; la tierra es su herencia y no el cielo (…) Sube al monte desde la tumba del viejo Adán, desde esos cuidados rastreros, desde los celos, las displicencias, y los propósitos mundanos; desde la esclavitud del hábito, la pasión tumultuosa, y las fascinaciones de la carne, desde ese espíritu frío, mundano y calculador, desde la frivolidad, el egoísmo y la presunción...Vigila, reza, medita…Dale libremente tu tiempo a tu Señor y Salvador, si lo tienes, y si tienes poco, muestra tu sentido del privilegio dándole ese poco...Muestra que tu corazón y tus deseos, que tu vida está con tu Dios...prueba que eres Suyo y que tu corazón ha ascendido con Él”.
Finalmente, Newman se refiere a la Segunda venida de Cristo que como El mismo dijo, vendrá "como un ladrón", por lo que nos llama a estar vigilantes. Después de considerar la fe, aquí la meditación se centra en la esperanza cristiana. “El cristiano capta del libro del Apocalipsis lo suficiente como para saber no lo que vendrá sino que ahora, como siempre, bajo esta escena visible discurre oculta una corriente sobrenatural. Y por tanto espera a Cristo, espera sus acciones providenciales, espera Su venida”. “Los años pasan silenciosamente y la llegada de Cristo está cada vez más cerca de lo que estaba (...) Hermanos, rogadle que os dé un corazón para buscarlo con sinceridad. Rezadle para que os haga vivir seriamente...Decidid no vivir más engañados por “sombras de religión”, por palabras, por discusiones, por nociones, por grandes declaraciones, por excusas, o por las promesas o amenazas del mundo (...) La vida es corta, la muerte es cierta, y el mundo venidero es eterno”. Esta meditación terminó con una adoración eucarística nocturna, ya que Newman considera la Eucaristía como nuestro “sostén” entre la Ascensión de Cristo y su Parusía al fin de los tiempos.

La Caridad
Luego de meditar con Newman sobre la fe y la esperanza cristianas, el retiro terminó con la caridad. “La Fe y la esperanza son gracias de un estado imperfecto, y terminan con ese estado, pero el amor es más grande porque es la perfección. La Fe no estará cuando esté la visión, ni la esperanza cuando esté el gozo, pero el amor, según creemos, crecerá más y más por toda la eternidad”. “No amamos porque creemos, puesto que los demonios creen pero no aman; ni amamos porque esperamos, porque los hipócritas esperan en quienes no aman. Amamos porque está en nuestra naturaleza amar, y está ahí porque Dios Espíritu Santo lo ha hecho así.” “La Fe está sólo a medio camino del cielo. Por la Fe renunciamos a este mundo, pero por el amor entramos en el mundo venidero. La Fe como mucho sólo hace un héroe, pero el amor hace un santo; la Fe puede colocarnos por encima del mundo, pero el amor nos lleva bajo el trono de Dios; la Fe puede hacernos sobrios, pero el amor nos hace felices. Pero es el amor que produce la Fe, no al revés. La Fe sin caridad es seca, dura y sin vitalidad; no tiene nada dulce, atractivo, victorioso, consolador”. “Creemos porque amamos”. “Es la Caridad lo que Cristo trajo al mundo”. “El amor, entonces, es la semilla de santidad”. Newman llama a vivir en comunidad; particularmente en la comunidad eclesial, que tiene en sus manos los dones y poderes necesarios para santificarnos.

La comunión de los santos
“La mejor preparación para amar el mundo en general, y amarlo debida y sabiamente, es cultivar una íntima amistad y afecto hacia aquellos que están inmediatamente a nuestro alrededor (…) Honrar a nuestros padres es el primer paso para honrar a Dios; amar a nuestros hermanos según la carne, el primer paso para considerar a todos los hombres nuestros hermanos (…) El amor a nuestros amigos íntimos es el único ejercicio preparatorio para e amor a todos los hombres. Tenemos que empezar por amar a nuestros amigos cercanos, y gradualmente ensanchar el círculo de nuestros afectos hasta encontrar a todos los cristianos, y luego a todos los hombres. Además, es obviamente imposible amar a todos los hombres en sentido estricto y verdadero. Lo que se entiende por amar a todos los hombres es sentirse bien dispuesto hacia ellos, estar listo para asistirlos y actuar hacia los que pasan por nuestro camino como si los amáramos. No podemos amar a aquellos de quien nada sabemos, excepto que los veamos en Cristo como objetos de su expiación; es decir, más en la fe que en el amor. Y el amor, además, es un hábito, y no puede lograrse sin verdadera práctica, la cual es imposible en tal gran escala”.
Pero en esta misma perspectiva familiar y amical, Newman es el gran teólogo y predicador de la Iglesia, como la gran familia de los hijos de Dios y la Comunión de los Santos, como la llama el Credo. “El mundo invisible, mediante el poder secreto y la misericordia de Dios, irrumpe en este mundo, y la Iglesia es precisamente la parte en la cual irrumpe (…) Cuando se lleva a bautizar un niño, la Iglesia invisible lo reivindica como suyo...Cuando glorificamos a Dios en la Santa Comunión, lo glorificamos con los Ángeles y Arcángeles que son los guardianes de la ciudad de Dios, y con los santos que son sus habitantes (…) Cuando oramos no estamos solos. La Iglesia visible depende solo de la invisible (…) Así como somos dignos de estar en comunión con los creyentes de todo tiempo y lugar, estemos en comunión debidamente con aquellos contemporáneos y vecinos nuestros”. “Dios dejó en el mundo lo que antes no había en él: una secreta morada para gozar de la Fe y el amor; es la Iglesia de Dios el verdadero hogar que Dios nos provee, su propia corte celeste, donde mora con los Angeles y los Santos.”

La Cuaresma: conversión a la santidad
La Cuaresma de cada año nos pide meditar en aquel Éxodo de Israel. Entonces era el camino a la Tierra Prometida, ahora es el camino al Cielo Prometido. Ya no es Israel, sino la Iglesia, el nuevo Pueblo de Dios. Ya no es Moisés, sino el mismo Jesucristo quien nos guía. Dice Newman: “Hay muchos que esperan que llegue un tiempo de arrepentimiento mientras el presente lo viven en pecado. Piensan que serán capaces de buscar a Cristo cuando así lo deseen. Pero han estado toda su vida de espaldas a una vida de amor verdadero hacia Dios y a los hombres. Hace falta amor sincero para arrepentirse. Sólo la caridad nos permitirá vivir y morir bien”.  “Convertirse significa querer ser santo. Nadie que no sea santo será aceptado por su Amor el último día. De hecho, quien no haya vivido una vida caritativa tampoco sería feliz en el cielo, ni sería misericordioso permitirle ingresar. Es que el cielo no es como este mundo”. "Cuanto más frecuentes sean nuestras oraciones, cuanto más humildes, pacientes y religiosos nuestros actos, ésta comunión con Dios, estas obras santas serán los medios de hacer santos nuestros corazones y prepararnos para la futura presencia de Dios, para imprimir en nuestros corazones el carácter celestial. Obtener el regalo de la santidad es el trabajo de toda una vida (…) Que nadie pueda decir que los desanimo y les propongo una tarea más allá de sus fuerzas. Todos tenemos el don de la Gracia, que se nos ha prometido desde nuestra juventud”.
Newman considera que la santidad es el único modo de influir realmente en el mundo. "Es evidente que todo gran cambio es realizado por unos pocos, no por los muchos; por unos pocos decididos, valientes y celosos. Uno o dos hombres, de escasas pretensiones externas, pero con los corazones en su trabajo, son los que hacen las grandes cosas (...) Unos pocos cristianos de calidad superior bastan para llevar adelante la obra silenciosa de Dios. Así fueron los apóstoles (…) Un puñado de personas, dotadas de una gracia sublime, rescatarán el mundo durante los siglos venideros.”

La felicidad y la misión
"Dios ha creado todas las cosas para el bien, para su mayor bien; cada cosa para su propio bien. Lo que es el bien para uno no es el bien de otro. Lo que hace feliz a un hombre podría hacer infeliz a otro. Dios ha determinado -a menos que yo interfiera en Su plan- que deba alcanzar aquello que será mi felicidad mayor. El me ve individualmente, me llama por mi nombre, sabe lo que puedo hacer y lo mejor que puedo ser, sabe lo que es mi mayor felicidad y se propone dármelo". "Dios conoce lo que es mi felicidad, pero yo no. No hay regla acerca de lo que es feliz y bueno" (...) "Pongámonos en Sus manos, y no nos sorprendamos aunque nos lleve por un camino extraño (...) hacia lo que es mejor para nosotros".
"Dios es del todo pleno y bendito en Sí mismo, pero fue Su voluntad crear un mundo para Su gloria. Es Todopoderoso y pudo haber hecho todas las cosas El mismo, pero ha sido Su voluntad realizar sus propósitos por medio de los seres que ha creado. Estamos creados para Su gloria y para hacer Su voluntad. Yo estoy creado para hacer o para ser algo para lo cual nadie más ha sido creado. Tengo mi misión". "Soy un eslabón de la cadena, un vínculo de unión entre las personas. No me ha creado para nada. Haré el bien, haré mi obra. Seré un ángel de paz, un predicador de la verdad en mi propio lugar, sin pretenderlo, si guardo Sus mandamientos y le sirvo en mi vocación".
Durante el retiro se rezó esta oración de entrega a Jesús compuesta por Newman:

“Señor, haz de mí lo que Tú quieras. No impongo condición ni  intento ver adónde me llevas. Seré nada más lo que Tú quieras. Y no te digo que te seguiré por todas partes, porque soy débil, pero me entrego a Ti para que me lleves adonde quieras”.+

Gracia Eucarística

Foto: InfoCatólica

Ayer, en la misa vespertina de la parroquia de la Inmaculada Concepción, de Tigre, se produjo una particular Gracia Eucarística.
Celebrada por el cura párroco, José Luis "Cote" Quijano, se trataba de una misa penitencial por el Papa, para lo que había convocado a otros tres sacerdotes para administrar las confesiones, los padres Jorge Fraile, Pedro Briñasky y Agustín Bollini.
Al disponerse a iniciar el oficio observó que, ante semejante esfuerzo sacerdotal, los fieles que respondieron al llamado eran "los mismos rostros de siempre" y muy lejos de lamentarlo, se dispuso a conmemorar el Sagrado Misterio para "ese grupo selecto", y así fue.
En el instante previo a la comunión, el Padre elevó tres veces -en lugar de una sola- la hostia y la sostuvo mucho más tiempo de lo habitual. Luego la bajó, se escondió detrás del altar y llamó al ministro de la Eucaristía que lo acompañaba, ante la sorpresa de los feligreses.
Al reincorporarse, expresó: "Hemos vivido una Gracia Eucarística. Esto no es para mí -yo no soy digno- es una gracia para ustedes", y cayó de rodillas junto con el acólito y se puso a llorar sonoramente; los asistentes lo imitaron, sobrecogidos por su reacción, y permanecieron así hasta que se incorporó y pudo continuar la celebración.
Al término, y al preparar la custodia para la Adoración prevista, el padre les explicó que vio en la hostia el rostro resplandeciente de Jesús, lo que el Ministro ratificó, y agregaron que se trataba de una luz blanca y fuerte, "como la de un sol de noche". 
Luego se supo que el padre ya había vivido esta semana un fenómeno similar, al notar en el caliz una gota de sangre, que hizo ver por un testigo. El padre Quijano venía de asistir a la reunión episcopal que se realizó en Puebla, a sesenta años de aquel documento de la Conferencia Episcopal que contó con la presencia de Juan Pablo II y que vino a saldar algunas cuestiones que habian quedado confusamente expresadas en la anterior reunión de obsipos latinoamericanos en Medellin, Colombia.+

martes, 19 de marzo de 2019

Es un provocador


La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) organizó un foro para conversar con el que el Papa Francisco interpreta que es su mejor intérprete en materia de pensamiento económico, el padre Martin Schlag, y que fue moderado por la periodista Silvia Stang.
La reunión se hizo en el maravilloso ámbito que ofrece el Coro Alto del Convento de Santa Catalina de Siena, en San Martín y Viamonte, y contó con la presencia de destacados empresarios.
Para sintetizar, creo que lo más importante fue el carácter de provocador del Pontífice. Schlag aseguró que muchas de las cosas no las dice en forma literal, sino que busca tensar para movilizar.
El sacerdote dijo creer que el Papa no tiene un pensamiento populista ni anticapitalista, por más que muchas veces se exprese vehementemente; la lectura de sus documentos nunca expresan condenas de ese tipo aunque pueden incurrir en definiciones controvertidas que claman por una conversación.
En materia de planes sociales, por ejemplo, él está convencido de que Francisco no cree en sistemas permanentes de asistencia ni que que deban ser exclusivamente públicos; está convencido en que es necesaria la solidaridad. Cree que eso, si bien lo hace más digerible para la dignidad del que lo recibe, promueve un clientelismo paternalista que lo deja pasivo antes que proactivo de sus propias fuerzas. El Estado -dentro de su concepción- debe promover el crecimiento económico y resolver los problemas de fondo de la pobreza. En ese sentido es partidario del principio de subsidiariedad: que la entidad mayor no haga lo que la menor puede realizar. Obviamente, concibe a la economía como un medio para el desarrollo del hombre.
Sobre el trabajo explicó que no sólo contribuye a la dignidad humana, sino que tiene un carácter sobrenatural, dado que colabora con la acción creadora de Dios. Como ejemplo dijo que el propio Cristo dedicó parte de sus 33 años en la tierra a trabajar como carpintero, en el taller de su padre.
Pero dice que el Santo Padre es un buen profeta, porque denuncia las injusticias, y un buen sacerdote; pero que no brilla como rey, ya que sus denuncias no vienen nunca acompañadas de propuestas de solución.
También fue interesante el cambio de concepción que entiende en materia evangelización, desde Juan Pablo II hasta  ahora. El polaco hablaba de "nueva evangelización" desde el magisterio eclesiástico y con la guía pastoral, mientras el argentino se refiere a una evangelización a secas, de carácter cultural y laical.
El padre Martin hizo gala de una personalidad amable y grata y nos compartió una conversación amena.+

viernes, 1 de febrero de 2019

Encendidos de amor sagrado


La cultura es la manera en que el hombre modifica su contorno para vivir mientras que la poesía es un arte que permite analizar la antropología de una comunidad. Por eso las letras del rock nacional son un magnífico filón para extraer y desmenuzar las concepciones que subyacen en el inconsciente colectivo de un amplio espectro de nuestra sociedad.
Este no es un estudio exhaustivo, pero es un efectivo relevamiento de autores y de períodos históricos  que nos puede permitir observar la manera en que se modificaron la figura de Dios en nuestra juventud, el concepto de felicidad, el rol del trabajo, la interacción entre el individuo y su comunidad, los ancianos, los hijos, la mujer, la familia, los amigos, la satisfacción personal.
Empecemos por la teología del rock. Esta es una cuestión que tuvo un importantísimo lugar en los tiempos fundacionales de la música progresiva vernácula, a fines de los 60's y principios de los 70's. Es un lugar común referirnos a La Biblia, el disco de Vox Dei (Voz de Dios, en latín) que procuró difundir el cristianismo poniendo música a los libros sagrados. 
Miguel Cantilo es más sutil en Pedro y Pablo (1970), pero no deja de tener referencias religiosas -por lo pronto en la denominación que eligieron para aquel dúo acústico que conformaron con Jorge Durietz- y en usar una terminología manifiestamente cristiana: el peregrinar, la renovación, la esperanza y la Fe, tan presente en el final de la Marcha de la Bronca.
Su canto rápidamente se sumergirá en el naturalismo, en el éxodo de la ciudad y en ese credo hippie entonado por sus "Apóstoles"; es más explícito cuando nos explica que "la montaña es el camino que comunica al hombre con su Dios" y nos invita: "sube por la ladera, peregrino, hasta la cumbre de tu elevación"
Cantilo nunca abandonó a su Dios, a donde quiera que fuera, "a donde quiera que estés, en mi silencio interior, yo siempre te encontraré" canta con ritmo New Wave ya en su regreso del exilio en los 80.
También Arco Iris, otra banda originaria integrada entre otros por Gustavo Santaolalla, es muy hipona y explícitamente zen. De raíz hinduísta -guiados por una gurú que formaba parte del conjunto como tal-, vivían el ascetismo y promovían la vida al natural.
Las meciones cristianas de Luis Alberto Spinetta remiten a una espiritualidad cultural, triste y vacía. En Poscrucifixión (Pescado Rabioso), por ejemplo, hace hablar en primera persona a Jesús con su madre (es un tema compuesto con Juan Carlos "Black" Amaya y Carlos Cutaia), en el que presenta la humanidad del Hijo de Dios: "¡Abrázame, Madre del dolor! Nunca estuve tan lejos de mi cuerpo; abrázame, que de la vida ya estoy repuesto (...) Nunca estuve tan solo en este mundo. Abrazame, que amanece y hay resignación. Y en esta quietud que ronda a mi muerte no tengo presagios de lo que vendrá".
En Cementerio Club, en cambio, no parece referirse al Dios todopoderoso sino a una persona con poder: "Justo que pensaba en vos, nena, caí muerto. ¿Quién le dio al pequeño dios el cetro gris del abismo? Sólo se que no soy yo, a quién duermes. Oye, dime nena, ¿dónde ves ahora algo en mí que no detestes? ¡Qué solo y triste voy a estar en este cementerio! Qué calor hará sin vos en verano".
Finalmente, son muchas las intepretaciones acerca de que el Anillo del Capitán Beto es una metáfora de la muerte. El colectivero se va literalmente al cielo, al espacio exterior; en algunas expresiones vertidas por él en declaraciones sería algo así como una especie de vacío, de permanencia en la música. La presencia cristiana sólo aparece en la "triste estampita de un santo" en la cabina.
Norberto "Pappo" Napolitano nunca le cantó a Dios, ni a la Virgen, ni nada. Sus temas eran muy pasatistas. Sin embargo, hacia el final de su vida, confiesa que "Le he pedido tanto a Dios y al final oyó mi voz". En Juntos a la Par, dos años antes, comparte una visión profética de lo que iría a ser el accidente fatal: "Por la noche a más tardar, yendo juntos a la par (con su hijo). Cartas de amor en el hall (¿de sus novias?) se secan con el sol. Lejos de la gran ciudad (murió en la ruta 5, a la latura de Jáuregui), ella (la moto) es mi felicidad . Nada como ir juntos a la par y caminos desandar. El honor no lo perdí es el héroe que hay en mí. Sé su nombre, sé su edad y sus gustos en la intimidad. Cuando un corazón se entrega y el mañana nunca llega (murió con las primeras luces de la madrugada), ¿qué más puedo hacer?"

Segunda generación
En esta segunda generación, Dios estaba muy presente. Cuando Piero describe a Un Hombre Común lo hace con profuso detalle. Entre tantas notas identitarias exclama que también tiene "¡un Dios común!", en su esforzada descripción de la más sencilla de las personas humanas; lo que Bernardo Neustadt bautizaría en los '90 como Doña Rosa.
Pocos conocen que el primer LP de Raúl Porchetto fue la ópera Cristo Rock, en 1972, que constituyó un fuerte cuestionamiento a la Iglesia, a su falta de sencillez y a su lejanía del mesías evangélico. Lo hace en primera persona como si fuera el propio Jesús quién los increpara: "Creen que morí, que perdí mi cuerpo; que me derretí en una cruz. Creen que no soy más que un templo repleto de todo menos de amor. Creo que nunca entendieron nada. Nunca quise perdurar así. Yo nunca morí".
Ese fue el primer tema de su primera producción; sin embargo, nunca abandonó el abordaje místico de la trascendencia. El contenido de sus letras suele convocar a su Señor ("Te pide luz mi mente; mi cuerpo va a estallar. Tu Espíritu, Señor, espero cada día. Algo de Paz"), aunque ciertamente cada vez más despojado de una religiosidad formal o exclusiva de un culto determinado, y concentrado en "la llama de tu amor".
En León Gieco se perciben referencias religiosas estrictamente culturales o que sirven a su poesía. Sólo le pido a Dios está muy lejos de ser el Sermón de la Montaña. Más aún, con el paso del tiempo -muchos años más tarde- compuso canciones como Santa Tejerina o Cinco Siglos Igual, que son canciones muy directamente enfrentadas con la prédica eclesiástica.
Es cierto que las letras del también llamado "Rock de acá" mayormente evidencian un grave problema de educación en valores cristianos; no tanto una carencia sino como una tergiversación del mensaje evangélico. De esta forma es más fácil descubrir la necesidad de trascendencia en artistas como Charly García; por la manera en que desafían a la divinidad, pero que no la niegan; básicamente, por la búsqueda.
Uno puede observar desde el principio, en Sui Generis, aquellos cuestionamientos a Dios, que "es empleado en un mostrador: dá para recibir" o aquel triste lamento que clama: "Dime quien me lo robó", en una clara referencia a Dios: "Mirábamos de pie, por la ventana al sol, al cielo, las nubes y a Dios. Sabía yo creer el cuento sin razón, al hada, la bruja y a Vos (...) y ahora miro atrás un poco, y hace tanto que pasó, y todo lo que yo amaba ya no es mío y se escapó; y ahora estoy tan confundido -miedo y humo alrededor-, ¿dónde está el sol?, ¿dónde está Dios? ¿Dime quién me lo robó? Y vuelvo a caminar y empiezo a recordar: mi casa, mi padre y Jesús. Y tengo que elegir, ya es tiempo de partir: mi vida, mi amor y mi Luz. No sé muy bien, qué voy a hacer: quiero a mi Fe, quiero creer". La referencia al robo tiene -una muy probablemente impensada- vinculación con la captura del Arca de Noé, que era para los judíos una una materializacion divina, por parte de los filisteos y que es relatada en el Libro de Samuel.
Más adelante, el propio Charly, se compenetra en la piel de Judas en 30 Denarios -tema del album Tango 4 que sacó con Pedro Aznar- en el que hace hablar al propio Rey David (Salmo 3) en la voz de Alfredo Alcon: "Señor, qué numerosos son mis adversarios, cuántos los que se levantan contra mí; cuántos los que de mí dicen: ¡Dios ya no quiere salvarlo! Yo me acuesto, y me duermo, y me despierto tranquilo porque el Señor me sostiene. No temo a la multitud innumerable apostada contra mí por todas partes. ¡Levántate, Señor! ¡Salvame, Dios mío! ¿Y ustedes, señores, hasta cuándo ultrajarán al que es mi Gloria, buscarán lo engañoso y amarán lo que es falso?" y al propio Jesús: "pero esta es vuestra hora y del poder de las tinieblas".
Ha poco de ser coronado Jorge Bergoglio, el juglar porteño se indignó ante lo que consideró era una tergiversación del sentido de una canción que compuso con el Luis "el Flaco" Spinetta, en 1985: “’Rezo por vos’ es una obra que nació desde la colaboración entre los dos máximos referentes del rock argentino. La misma fue enviada a su Santidad el Papa Francisco a través de monseñor Guillermo Karcher. El Sumo Pontífice en sus audiencias públicas o viajes oficiales pide que recemos por él, y ‘Rezo por vos’ es el himno a dicho pedido, con lo cual no corresponde ni desde la parodia, ni desde lo caricaturesco destrozar el espíritu de dicha canción”, escribió García en una carta en la que explicó a través de su abogada cómo la canción refleja la historia de Jesucristo, “su encarnación por obra del Espíritu Santo: ‘La indómita luz / se hizo carne en mí…’; su sacrificio en la cruz: ‘Hice el sacrificio / Abracé la cruz al amanecer…’, y su resurrección: ‘Morí sin morir (…) y curé mis heridas/ y me encendí de amor/ de amor sagrado/ y entonces rezo…’”.

Rock Profético y del otro
Como podemos ver, hubo una primera generación que tuvo manifestaciones religiosas explícitas (Vox Dei, Pedro y Pablo, Arco Iris) y el de segunda (Porchetto, Sui Generis, León Gieco), también. En la tercer generación, la que se hace sentir hacia fines de los 70 y primeros años de los 80, hay una banda que se destaca en este terreno: Pastoral.
Alejandro de Michelle fue un músico distinto a sus antecesores, tanto por su look (tal vez parecido al de Charly), como por su sofisticada música y por la elevación de su poesía, que empezaba a abordar una temática más bien psicologista.
En 1979 se separa de su íntimo amigo Miguel Angel Erausquin, y forma Merlín con el ex Crucis Gustavo Montesano. En el único disco que sacó, con definida onda New Wave, hay un tema -Tragaluz de Plata- en el que profetiza en 1980 su temprana desaparición en un accidente automovilístico que le cobró la vida el 30 de mayo de 1983; la muerte es un tema muy recurrente en sus letras. Empieza saludando "a los que vienen del cielo buscando aquí dentro el principio de la maldad. Desde hace siglos vigilan sin saber que estamos sabiendo que ahí están. Quisiera que además de pararse en el aire, trataran de hablar conmigo. No me alcanzan sus luces como boyas del tiempo, si muero antes de verlos bajar", y concluye: "Desde la cruz saben que aquí algo anda mal y no es saber que al tragar, al tropezar con el umbral de la razon ficticia que le permitió al hombre creerse el mismo centro, después de elogiarse con sus propios errores, perderá la llave de Dios".
Fito Paez tiene bien presente a su Rosario natal, de la que se fue pero no se alejó: "los domingos en el club, salvo que Cristo sigue allí en la Cruz; las columnas de la Catedral..."; a la misa la ve de afuera. Es una referencia cultural de su pago.
Al igual que Silvina Garré, qe recuerda como cantándole a una amiga que allí "éramos como Reinas del Pueblo Grande... y creíamos en Dios".
Para esa generación, la religión era una rémora del pasado.

El malo
Son pocas las referencias al diablo. No obstante, en 1979, de Michelle grabó con Ereusquin "Lucifer asomó", en el que lo hace decir que no tiene trabajo y que incluso hasta podría aprender de lo que encontró aquí y se termina escapando de la tierra: "yo mejor me voy de aquí".
Al año siguiente es Miguel Cantilo quien observa a la serpiente como una tentación que "gira en tu mente otra vez; tocan la puerta, quieren pasar, quieren entrar: una víbora ...".
Hasta acá es todo muy convencional, sin embargo las generaciones subsiguientes empiezan a tomar rumbos extraños.
Los Tipitos cantan una composición de un protagonista secundario de la segunda generación, Sergio Makaroff, cuyo título es elocuente: Master of the Universe, una deidad todopoderosa para el bien y para el mal; una suerte de disteísmo.
Makaroff por momentos se dice ateo en sus creaciones, pero en muchas letras también habla con Dios. Es muy confuso.
Hablando de confusiones, en una entrevista a Clarín en 2007, Adrián Dárgelos asegura que "la sospecha y el confundismo son fundamentales en Babasónicos (...) Nosotros somos los shaolines del confundismo, los maestros del delirio".
Si bien se toman todo en sorna, el propio nombre del grupo deriva de una conjunción entre Sai Baba y el rock sónico que interpretan. En sus letras hay mucho elemento escatológico. Tura Satana aparece en escena, con un acompasamiento musical tan frenético como espectacular, "montada en una lata de fuego (...) quema a todos, mata a todos (...) no entiende de súplicas, menos de llantos". Así y todo, luego de hacer su show de stripper arranca "mil hurras: ¡Viva Satana, Viva Satana! Echa humo y furia, qué velocidad, ¡es un relámpago! Lustra sus botas, releja su frente en la eternidad del mundo negro. Manos violentas, guantes cubren garras que pueden hundirte en un mar de cuervos. Un tendal de espíritus quedaron atrás".
A El Medium la describe como "voluptuosa pitonisa acercándose... No pertenecés a esta moral. Sos del más allá, de ningún lugar". De Sheena Baby dice que "su figura ofidia brilla con los truenos; baila en la discoteca, repta en los pantanos (...) conoce la forma de chuparte el alma. Acecha a su presa, que vilmente engaña, te invita a su casa y te envenena, y a tu cuerpo frío rápido lo incendia. A veces yo no sé su plan macabro ¡Qué guacha! la mujer serpiente hoy se acuesta en tu cama ¡Qué guacha! inmortal su alma en un rito umbanda. Hija de Satán y la Pacha Mama".
A Dios, del que es victima El Loco (del álbum Jéssico), lo describe muy terrenal, hedonista, "frágil, temperamental, díscolo y muy singular". Dice que "en vez de rezar por mí" tomó su apariencia para ir a bailar a la disco del lugar. "Quiso mi disfraz, vivir como un mortal" y a su mujer la internó en un prostíbulo que manejaba como si fuese un cafisho.
En este apartado podemos incluir también al Cuarteto de Nos. También son jocosos, musicalmente divertidos, iconoclastas y hasta sacrílegos. El odio a la Navidad, la oprobiosa obligación de ir a misa de chico y el espanto por ir al cielo, son una pequeñísima parte de su repertorio musical. En una canción se carga con atroces crímenes contra la humanidad: contra el Papa atentó porque Dios no lo escuchaba, y a su maestra la mató porque le hizo creer que la Biblia era verdad y que todo se arreglaba con rezar.
Es evidente que muchos de estos artistas que atacan a la Fe son producto de una muy deficiente educación religiosa.
Una excepción es el Indio Solari que, en Motor Psico (Oktubre, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota), asegura que "siempre tengo a mi lado a mi Dios (...) mi Dios no juega a los dados, quizás... esté a mi favor". El también habla de Luzbelito; de hecho, le dedica todo un disco en 1995.

Otras deidades
Las nuevas generaciones del rock nacional prácticamente no mencionan al Dios de los cristianos. Para Pity Alvarez, por ejemplo, el sol "es, sin duda mi dios", cantan los Intoxicados, parafaseando al Padrenuestro, en Esta Saliendo el Sol. Para Manuel Quieto, de la Mancha de Rolando, es "mi mujer, que es mi dios" (Donde Vamos). Para Gustavo Cordera también es una mujer, su "caramelito" también es su "dios, te veo me sonrojo y tiemblo". Los Cafres también aseguran que con su mujer "Bastará".
Es evidente que los nuevos representantes de la música pop vernácula no son ni ateos, ni creyentes: están obsesionados con la satisfacción personal inmediata. Eso les quita todo el tiempo para pensar en otras cosas.+)

miércoles, 2 de enero de 2019

El Sentido de la Vida

No hay nada más importante en la actualidad que detenerse a pensar en el sentido de la vida que tiene el hombre contemporáneo y analizar a fondo las pistas visibles en la cultura moderna o posmoderna. Ese es el principal aporte del último libro de Martín Hary.
Martín no es un académico ni se caracteriza por ser un intelectual, aunque es muy leído y tiene ideas propias. Pero él es principalmente un empresario agropecuario muy innovador que ha dedicado una inmensa parte de su vida a cultivar su espíritu en la lectura, en sus viajes y con las artes.
Forzando la imagen, tiene algo del Señor del Sillón del Despertar de la Señorita Prim, el libro de Natalia Sanmartín Fenollera, ya que vive parte del tiempo en Recoleta y la otra, en la casona de su estancia La Galia.

ALPHA OMEGA + Modernidad y sentido de la vida, recientemente publicado por Ediciones Maihuensh, resulta una grata conversación en la que el autor comparte con el lector su largo derrotero investigativo. Con una pluma ligera y agradable, que por momentos hasta se torna poética y bella, recorre la historia del pensamiento filosófico en torno a la cuestión.
Debido a sus orígenes franco alemanes, y a pesar de sus tres generaciones en estas tierras, Martín mantiene una mirada continental del mundo. Sus libros anteriores, Las Coordenadas del Aleph (2009), La República que perdimos (2010) y Climagate (2014), reflejan un menú variado de conocimientos. Con este último publicó Cést le Pays du Bon Dieu (El país de Tata Dios), en el que narra las alternativas de su familia en la Argentina, que incluyen al célebre arquitecto y al impulsor de los grupos CREA.
Martín es un autodidacta y, si bien es bastante liberal, no se lo puede encasillar en un pensamiento ideológico determinado. Digo esto porque, si bien ha realizado una lectura sistemática y ordenada, no tiene la precisión de un filósofo y puede que haya algunas pocas cuestiones abordadas con alguna superficialidad. Aún así, o justamente por eso, es un valiosísimo aporte a la reflexión de lo que nos ha tocado vivir.+

martes, 1 de enero de 2019

Navidad Junto al Lago 2018


Navidad Junto al Lago es un espectáculo de luz, sonido e imagen que se realiza en un escenario natural, Santa María de la Armonía, ubicado en el Km 382,5 de la Ruta 2, en el Partido de Mar Chiquita y año tras año, desde hace 30 años, convoca a miles de espectadores.
Reúne a más de 150 jóvenes provenientes de distintos puntos del país, es una experiencia edificante, formativa e integral. Los participantes conviven en el lugar durante diez días, en los cuales pueden
experimentar un clima y una espiritualidad especial, un modo de encarnar los valores y cultivar los vínculos, manifestar la alegría, empeñarse por el trabajo común, compartir e integrarse con un mismo fin: Evangelizar a través de la belleza, queriendo llegar al público, no tanto como actores sino como “testigos” de aquello creen y quieren vivir.
La particularidad de esta obra es que tanto el montaje como la puesta en escena la realizan los mismos jóvenes.
Navidad Junto al Lago se construye cada año con las capacidades y talentos que
cada uno de los participantes puede aportar. Todo don que se posee y comparte le da vida a este espectáculo, que este año se llevará a cabo los días 4 y 5 de Enero.

Datos importantes:
Funciones: viernes 4 y sábado 5 de Enero (el espectáculo comienza ni bien anochece, alrededor de
las 20:30hs)

Lugar: Santa María de la Armonía (Autovía 2 Km. 382,5 – Cobo, Partido de Mar Chiquita)

La Armonía abre sus puertas al público los días de las funciones a partir de las 18:00hs para disfrutar de su parque, de su galería histórica, sector de artesanías y servicio de gastronomía.

Servicio de Micros desde Mar del Plata: salen de Colón y Tucumán desde las 19:15hs (Costo a confirmar).

Se sugiere al público llevar sillas playeras, abrigo y repelente para insectos.

Entrada libre y gratuita. Se ofrece bono contribución de $100 (Mayores) $50 (Menores 12 años).-

Nuestras redes:
E-Mail: navidadjlago@gmail.com
Facebook: Facebook.com/navidadjl
Twitter: twitter.com/infonjl
Instagram: Instagram.com/navidadjuntoallago
VIDEOS que ilustran la experiencia "Navidad junto al Lago"
Spot publicitario: 2016-2017
https://www.youtube.com/watch?v=eWtREZ_3ZiA
Este video hace un repaso breve de las escenas del espectáculo:
https://www.youtube.com/watch?v=3TYDj6zlKVQ
Estas son dos versiones (una corta y la otra más extensa) en donde se muestra el trabajo en los diferentes
talleres y la historia de Navidad Junto al Lago:
https://www.youtube.com/watch?v=2wGz8hBHpKA
https://www.youtube.com/watch?v=SPTQIMV-h4w